Vivencias de una Escort

Categoria Entrevistas | 06-11-2009

Tags: , ,

“La mayor parte de las empresas tratan de fidelizar a sus clientes de una u otra forma, se nota especialmente en los supermercados que dan tarjetitas para darte puntos, cupones para sortear no se que y no se cuantos y mil cosas más.

Cada puta, aunque trabajemos en el limbo de la alegalidad (que no ilegalidad), somos unaempresa que también trata de fidelizar a sus clientes, o… quitartelos de encima, cuando un cliente es molesto, y los hay muy molestos, no tienes interés alguno en que vuelva a recurrir a tus servicios, salvo que sea molesto y generoso, claro, entonces la cosa cambia.(…)

putaDespues están los clientes simpaticos y agradables, pueden ser más o menos generosos en otros aspectos, darte quizás una propina al terminar. Este tipo de clientes para mi forma de ver son los más interesantes, no suelen dar problemas, tampoco ganas una fortuna con ellos a corto plazo pero a la larga son más productivos, saber que tienes siete u ocho de estos al mes te garantiza varias cosas: entre mil y mil quinientos euros al mes y aproximadamente unas diez o doce horas de trabajo agradable con ellos.(…)

No, no vale ser guapa, culta, elegante y cobrar veinte euros por media hora, te revientan en una semana, todo tiene un límite y en este caso una forma de control. Para mi modo de ver este es el tipo de cliente más interesante te proporciona un dinero relativamente facil de ganar y lo pasas bien trabajando con él (si, aunque te follen por dinero, si tu mente está preparada, eres capaz de pasarlo bien con el cliente, al menos yo si) y además, si te lo haces bien con él lo fidelizas, lo tienes contigo cada semana o dos, hasta que un buen día cambia de chica, pero mientras dura, vida y dulzura. Con este cliente no hay que hacer ni números raros, simplemente tener algunos detalles que no tiene su pareja (de la que sabes que solo le deja hacer el misionero y con la luz apagada), a este le pones una luz tenue y calida, se la chupas con un poco de arte, permites que te folle a cuatro patas o poniendote tu encima y lo haces, por unos minutos, el hombre más feliz de la tierra, no suele pedir más y a veces hasta da pistas por donde debes de corregir tus pasos con él:

-El otro día estuve en tal sitio con una chica que me hizo una mamada de impresión…
-¿si? ¿mejor que yo?
-¡buf! no mujer… pero es que hacía ta o cual cosa con la lengua…

A mi particularmente no me importa soportar a un borracho impresentable si es generoso con su dinero y me lo da en abundancia, o como también los hay, que aparte de lo que les cobres, te hacen buenos regalos en forma de propina monetaria.

Los regalos, aunque sean cutres, puedes aceptarlos con más o menos simpatía dependiendo de quien vengan y como vengan, no es lo mismo que un viajante buena gente te regale un mechero o un reloj publicitario con cierta calidad y en plan buen rollito a que te regale lo mismo un tipo apestoso que encima cree que está siendo el summum de la generosidad. No es lo mismo que te digan “toma, no es gran cosa pero es util y bonito” a que te digan “seguro que nunca has visto algo así” (les falta rematar: puta, algunos hasta lo hacen) . Si el cliente es estúpido, impresentable, soez (si es sucio ya ni lo admito el primer día) y encima regala cutreces pues se puede ir con viento fresco y de eso se encarga mi actuación en la cama, no haciendo nada y literalmente semejando ser imbecil para el sexo, a lo mejor le añado unas dosis de paranoia, o mientras folla le corto el rollo diez veces “¡ay! para creo que se rompió el condón”, o pongo cara de dolor, o me dan arcadas y tengo que ir al baño. Todo para que el mentado no repita conmigo.

Claro que también los hay simpaticos y agradables que te pagan buenas salidas y se puede pensar que son mejores, también tengo de esos, pero… son muy excasos. Creo que ya lo tengo contado en el blog, eso de la “puta de alto standing” en muchos casos es milonga, es posible que alguna chica se ponga una tárifa alta con la idea de trabajar poco y ganar suficiente, que nunca mucho, si tienes al més dos o tres clientes que te suelten tres mil euros cada uno por estar con ellos, pues genial, pero lo dificil es tenerlos, ese tipo de cliente no abunda y aunque lo haya no sueles tenerlo todos los meses, ese cliente además suele pagar por calidad y no por chabacanería, vamos que no llega solo con estar “buena” hay que tener ciertas cualidades y esa chica (es mi caso en ese ambito) generalmente no se anuncia en periodicos, sus servicios van pasando discretamente de agenda en agenda o el cliente conoce a alguien que se la proporciona, el problema es que ese cliente no abunda, así que o trabajas poco y ganas un dinero más o menos holgado o si quieres ganar más tienes que estratificar tus servicios por escalas sociales y permitir que haya un poquito para todos.”

Miriam, de yoputa

Nuevas formas de negocio para Escorts

Categoria Entrevistas, Noticias | 06-11-2009

Tags: , , , , ,

La periodista Teresita Ferrari cuenta en su nuevo libro la historia de diez chicas que asumen la prostitución como una profesión cualquiera

Presa de la curiosidad ante el crecimiento de las nuevas prostituciones, la periodista Teresita Ferrari contactó chicas, de diferentes procedencias y clases sociales, que ejercen la prostitución con la naturalidad de cualquier otro oficio. Las jóvenes se muestran indiferentes a los tabúes y a los preconceptos  que la actividad y el inconsciente colectivo formulan sobre ellas.
“Chicas caras”, de Editorial Atlántida, es el resultado de dos años de investigación que reúne los testimonios de diez jóvenes. Las entrevistadas, a quienes se les cambiaron los nombres para preservar su identidad, relatan la forma en que se iniciaron en la actividad, la relación con sus familias y las razones por las cuales creen que no existen motivos para sentir culpa por cobrar por sexo.

Unos fragmentos del primer capítulo reflejan el subtitulo del libro: “Adolescentes que se prostituyen. Crónicas de consumismo y desamor”

Putas Escorts Jovenes

Putas Escorts Jovenes

“La extraordinaria belleza externa de Martina es evidente. Flaca y altísima como un junco, tiene una cara perfecta. El pelo larguísimo, lustroso y revuelto. Pero son sus ojos los que impresionan: esos ojos acaramelados o verdes, según cambie la luz, son ilegibles. Están deshabitados. Brillan duros y recelosos. Aunque miran, parecen no ver nada. (…)
(En la entrevista) Cuenta que es la mayor de dos mujeres, y que entre padres y abuelos se dedicaron siempre a darle seguridad en sí misma, a confirmarle que esa belleza descomunal le fue dada por la naturaleza y que debía cuidarla y hacerla valer. “¿Hacerla valer?”, repregunto un poco sorprendida ante la forma de ver la vida y cotizar la belleza puertas adentro de la familia, más propia del cóctel de glamour y negocios que se respira en las revistas o las pasarelas. “¡Me vas a decir que es lo mismo ser linda que fea!” (…)
Ahora es Martina la que se muestra sorprendida de mi ¿ingenuidad? Hay una explicación, y se la sabe de memoria. “Si sos linda y te vestís bien podés tener más oportunidades de plantarte en la vida, de ganar más, no sé… de tener otras oportunidades. Como dice mi vieja: si sos horrible, ya perdés en la primera entrevista para un laburo. Con los tipos ni hablar. Mis amigos se cagan de risa de chicas feas. Yo me sentiría un asco…” (…)
Martina lo tiene claro sin usar ninguna metáfora: ella es linda y puede sacar provecho de eso. Vale ser linda. La belleza tiene un valor de mercado. Un valor puesto por los hombres y en este caso por los deseos de hombres que todavía admitirían el diminutivo en el sustantivo y en varios adjetivos. (…)
Martina practica la prostitución entre sus compañeros del colegio y de salidas. Cobra muy bien y asegura que, manteniendo la virginidad, como asegura es su caso, lo suyo no es prostitución. “Que no me jodan con lo de prostitución… ¿Y el pibe qué? ¿A él como lo llaman?, se defiende sin querer. Pero la teoría no resiste ser analizada desde ningún punto de vista. Donde el físico tiene una importancia superlativa, parece que el himen es rey. Quien lo tiene, posee una joya de la corona y nada la mancilla, ni los toqueteos ferozmente cobrados, ni los petes muy bien valuados. (…)


Descripciones que, con pocas palabras, alertan y dicen mucho acerca de las concepciones estéticas de una sociedad que tiene a la belleza como valor de mercado.

fuente: elsigloweb

La ruta del Amor, en Cuenca

Categoria Entrevistas, Sucesos | 01-11-2009

Tags: , , , , , , , ,

Una ristra de curas, algunos con sotana y alzacuellos, cerraron una tarde el club de carretera para ellos solos. Champán y copas con las prostitutas en una piscina. Llevaban fajos de billetes en los bolsillos. Acabaron con todas las botellas. Por allí también andaban un médico que todos los días venía con su maletín y pedía a las chicas que le pusiesen inyecciones, y otro al que le gustaba que lo paseasen con una cadena atada al cuello por el suelo enmoquetado. Éstas son las historias, seguramente inventadas, fantasías trasnochadas, que entre música atronadora, alcohol y mujeres medio desnudas se escuchan de madrugada en Los Molinos, uno de los burdeles de la conocida como Ruta del Amor, en Cuenca.

En el escenario canta Karlo, un cincuentón que en los setenta fue finalista del festival de la OTI. La hermana del cantante Francisco, famoso por la canción Latino, saldrá después y hará un numerito con una striper. La sala, decorada con mujeres desnudas pintadas en las paredes, un billar y una fuente rococó, está repleta de clientes, muchos de ellos cazadores franceses que han venido a Cuenca nada más abrirse el coto. A cada rato, uno de ellos coge de la mano a una prostituta y se marcha tan contento a una habitación de la planta de arriba. La escena es casi idéntica, cambiando el atrezo, en el resto de clubes que se apiñan en un tramo de unos pocos kilómetros de la N-301, lejos de Valencia donde hay una decena de burdeles con unas 400 mujeres. Casi todos los locales están entre Casas de los Pinos y El Provencio, dos pueblos de agricultores que apenas suman 3.000 vecinos.

La convivencia entre unos y otros no siempre ha sido fácil. Algunos detestan que sus pueblos sean conocidos por la prostitución: lo ven denigrante, manchan el buen nombre de estas tierras donde también se hacen buenos vinos, aunque muy pocos lo sepan. La constelación de luces de neón, carteles de mujeres desnudas y sirenas parpadeantes forman ya parte del paisaje.

En Casas de los Pinos, por las tardes, se juega en los bares al matarratas, un juego de cartas. Antes de ponerse en faena, el alcalde, Antonio Ruiz (PP), aclara de primeras que “no hay vicios de putas en este pueblo”. Más bien son forasteros quienes las frecuentan. Pero todos tienen una opinión sobre el tema. No queda otra. El 10% de los habitantes del municipio se dedican a eso. La mayoría de los vecinos, cree Ruiz, están a favor de legalizar la prostitución o, como poco, de regularla. Las escorts no hacen vida en el pueblo. Como mucho aparecen para ir al médico o hacer algunas compras. Poco más. El único problema que ve el alcalde es que alguno se ha enamorado de una de las chicas. Aunque se ha puesto solución rápidamente. “Si alguno se lía más de la cuenta”, aclara, “los amigos y los familiares le quitan la idea de la cabeza”.

Seguir leyendo el resto »

La posguerra civil ‘propició el aumento de la prostitución’

Categoria Entrevistas, Noticias | 29-10-2009

Tags:

Un documental sobre el exilio de almerienses en Francia a consecuencia de la Guerra Civil y una ponencia sobre la prostitución en Valencia en la posguerra, abrieron ayer las II Jornadas Historia y Memoria que organiza la Universidad Popular (UPM) de Valencia y se celebran hasta el sábado.

La prostitución fue una práctica legal desde comienzos de la dictadura de Franco hasta 1956, en que fue relegada a las catacumbas del régimen. La hipocresía de la moral católica en el primer franquismo, que por un lado tenía legalizada la prostitución y, por otro, era implacable con la conducta femenina que se saliera de sus estrictos cánones, centró ayer la ponencia La prostitución en Andalucía durante el primer franquismo, de Lucía Prieto, profesora de Historia Moderna y Contemporánea de la Universidad de Málaga.
“La prostitución era una actividad legal, consentida por un régimen en el que parte de su discurso político lo basaba en la moralidad y su principal apoyatura era la Iglesia católica y que convivía, con toda su hipocresía”, señaló la ponente.
Lucía Prieto habló de las escorts en Valencia desde una perspectiva social. Se refirió al aumento que experimentó, como consecuencia de la guerra, que llevó a muchas mujeres a que la ejercieran, unas por necesidad económica y falta de trabajo, otras por represión, por marginación o por soledad ya que muchas se quedaron solas o viudas con niños pequeños a su cargo.
“Este es un fenómeno que yo he estudiado a fondo, con datos oficiales del Patronato de Protección a las escorts, desde un punto de vista crítico, porque son datos muy sesgados que, la mayoría de las veces, pretenden hacer un lavado de cara, pues el régimen toleraba la prostitución”, subrayó Lucía Prieto.
En las jornadas se proyectó el documental En tierra extraña, elaborado por Rocamar, la Asociación para la Memoria Histórica de Almería, que aborda el exilio de almerienses en Francia al final de la Guerra Civil, para huir de la represión franquista. Las jornadas prosiguen hoy con una conferencia de Andrés Sopeña, profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Granada, sobre el tema La morena de mi copla, en la que abordará el prototipo de mujer en el franquismo. También la profesora de Lengua y Literatura, Pura Sánchez, hablará de la Mujer de dudosa moral.

fuente: diariojaen.es

El 90% de la población regularía la prostitución en España

Categoria Entrevistas, Noticias | 04-10-2009

Tags: , ,

El fenómeno de la prostitución se ha convertido este pasado verano en uno de los problemas más graves para el Ayuntamiento de Barcelona, especialmente después de la publicación de unas imágenes mostrando con toda claridad actos sexuales con prostitutas bajo los porches del mercado de la Boqueria, lo que llevó al alcalde Jordi Hereu a pedir una ley que la prohíba en la calle y derivó en un debate social alentado desde EL PERIÓDICO sobre su regulación. Algo, esta última opción, que apoya el 93,9% de los barceloneses que respondieron a la encuesta del GESOP, frente al 4,4% que la prohibiría.
escortsEsta mayoría se repite a la hora de valorar el fenómeno en la calle, ya que ocho de cada 10 consideran que ejercerla en la vía pública es un problema muy grave. Sin embargo, no hay tanto consenso en otras cuestiones relacionadas, como a quién se debe de perseguir. Por un lado, tres de cada 10 apuntan que más a los clientes que a las prostitutas, un 10% lo contrario y un 33,1% multaría a ambos. En cambio, algo más de un 15% considera que no se habría de actuar contra unos ni contra otras.
Y a la hora de buscar posibles soluciones para evitar que esta actividad vuelva a la vía pública de manera descarada cuando acabe la presión policial que Mossos y Guardia Urbana están ejerciendo en las últimas semanas en la zona de la Rambla, un despliegue que aprueban ocho de cada 10 independientemente del electorado (a excepción de los votantes de ICV-EUiA, donde hay más división de opiniones), la gran mayoría de ciudadanos opta por la apertura de prostíbulos (91,3%), una alternativa que en Ciutat Vella podría tener luz verde a principios del próximo año, según ya ha anunciado la concejala Itziar González.

‘BARRIOS ROJOS’ / Resultan curiosas, asimismo, las respuestas en función de los distritos en los que viven los entrevistados sobre una medida sugerida: la creación de zonas de tolerancia en la ciudad, algo por lo que abogó hace un mes el secretario general de ICV-EUiA, Joan Herrera –aunque luego se desdijo–, y que no cuenta con el apoyo de ninguna formación política. En cambio, el 49,5% de los ciudadanos se muestra partidario de su existencia, un porcentaje que se eleva hasta el 64,9% entre los residentes de Ciutat Vella, donde la prostitución genera una mayor problemática ya que se practica cerca de las viviendas. Por contra, en Les Corts, otra zona con gran actividad de sexo de pago, aunque más alejada de viviendas, solo el 38,6% de los vecinos apoya la creación de estas zonas de tolerancia.

Nos ha desbordado el auge de la prostitución

Categoria Entrevistas | 03-10-2009

Tags: , , , ,

Urbanista de formación, habla del barrio del Raval con términos que suenan a biología. “Monocultivo comercial”, “actividades depredadoras” y “contaminación del espacio público” son tres de las expresiones con las que Itziar González (Barcelona, 1967) denomina los peligros que acechan a Ciutat Vella, el distrito que gobierna desde hace dos años y en el que eligió vivir cuando cumplió los 18. Son tecnicismos cuya dureza se diluye con el entusiasmo con el que se expresa, el mismo que la lleva a asistir a decenas de reuniones de comunidades de vecinos para palpar los problemas a pie de calle.

Pregunta. Usted, que presume de conocer tan bien el distrito, ¿no veía venir la tormenta que se desató con las fotos de las prostitutas en la Boqueria?

Respuesta. No es cuestión de verla venir o no. Son fenómenos que existen y tenemos que trabajar para resolverlos.

Escorts en la calle

Escorts en la calle

P. De eso se quejan los vecinos, de que no se resuelve.

R. Estamos en ello. Y lo estamos haciendo de su mano y de la mano de las entidades del barrio. La realidad del Raval no es sencilla, es el barrio más complejo de Cataluña y las fotos han puesto el foco aquí. Se ha generado debate y las dinámicas que tienden a dirigirse a otras cosas ahora se han centrado en el barrio.

P. ¿Y eso es bueno?

R. Son oportunidades. Que se hable del Raval nos permite explicar lo que estamos haciendo, en qué estamos consiguiendo resultados positivos y en qué no. Y lograr más ayuda y apoyo para enfrentarnos a ellos.

P. Póngame un ejemplo.

R. Si en la calle hay 20 personas que se dedican a robar semana tras semana, el malestar vecinal se dispara. La policía puede detenerlos, pero como son delitos de poca entidad, la fiscalía y la judicatura quizá no los consideran importantes y siguen en la calle. Por eso creamos en junio la Junta Local de Seguridad de Ciutat Vella, donde nos reunimos semanalmente con las policías, fiscalía, extranjería… Allí ponemos sobre la mesa quiénes son estas personas, qué hacen, cómo evitar que reincidan… Ponemos el foco en el origen del problema. Y el sistema vale para otros problemas, como la venta de droga.

P. Suena bien, pero ¿qué pasa entonces, que existe la sensación de que algo no funciona?

R. El Raval es el escenario donde confluyen multitud de fuerzas. Las jóvenes nigerianas de Benin City que las mafias traen a Europa están aquí. La heroína que se produce en Afganistán está aquí. Los capitales, muchas veces de origen opaco, que invierten en locales de ocio están aquí. Esos mismos capitales que compran edificios y tratan de echar a los vecinos de toda la vida también están aquí. Un determinado tipo de turismo que no respeta los lugares que visita también está aquí.

P. Así expuesto, abruma.

R. Son fenómenos globales que tienen su impacto en Ciutat Vella. Hace dos años, el problema era el mobbing vecinal y lo estamos resolviendo con la ayuda de la fiscalía. Otro eran los apartamentos turísticos ilegales, y también lo estamos logrando. Es cierto que en el último año ha rebrotado el problema de la venta de drogas y se ha agravado el de la prostitución hasta niveles que nos han desbordado. Hemos tenido que dotarnos de herramientas como la junta para combatirlos y los resultados se van a notar pronto. Pero el vecino exige inmediatez y está en su derecho, protesta cuando cree que estamos siendo lentos. Pero eso también demuestra que estamos en un barrio vivo que se implica en solucionar los problemas a medida que surgen.

P. ¿La apertura de más prostíbulos es una de estas soluciones?

R. No abriremos más prostíbulos. Vamos a revisar el plan de usos y hemos abierto el proceso a las entidades del barrio. No se pueden aplicar al Raval, por su densidad, los mismos criterios de distancias entre locales que en el resto de la ciudad. Si estas entidades hacen una propuesta que cumpla con los requisitos cívicos y legales, e incluya medidas firmes de ayuda para que las mujeres abandonen la prostitución, yo la estudiaré e impulsaré. El tema es cómo reconducir la prostitución para que no se ejerza en la calle, pero con medida, no será nunca una fórmula masificada.

P. ¿Hay riesgo de que fracase el modelo aplicado en el Raval?

R. Los problemas que tenemos no son culpa del modelo, sino que se derivan de su éxito. El modelo ha generado tanta actividad económica que está siendo aprovechado por otras personas que hacen negocio en Ciutat Vella. En un espacio tan denso, la masificación de cualquier actividad es letal para el equilibrio. Y lo que hay que combatir es eso. No, no falla el modelo, pero quizá no se había previsto cómo controlar a aquellos que se aprovecharían del éxito.

fuente: elpais

La A-Legalidad de la prostitución en España

Categoria Entrevistas, Noticias | 30-09-2009

Tags: ,

Cuenta un alto cargo de la Generalitat, una mujer, que hace años, cuando ejercía otras responsabilidades en el Govern llamó a la plana mayor de la policía autonómica y les conminó a acabar con la exhibición de prostitutas en las carreteras de Catalunya. La respuesta del jefe de los agentes fue muy explícita: “¿Y con qué leyes lo hacemos?”. Políticos, juristas y responsables de la administración coinciden que con la actual legislación penal en una mano y las ordenanzas municipales en la otra es imposible poner coto a situaciones como las vistas en los últimos meses en la Rambla de Barcelona y que, de hecho, se repiten –sin aparente escándalo– en muchas carreteras catalanas. Este artículo trata de responder por qué.

putas en la calle

putas en la calle

PRIMERO
¿La prostitución es un delito?
En España el ejercicio de la prostitución no es un delito. Del mismo modo que tampoco penaliza a quienes contratan los servicios sexuales. Sólo el proxenetismo está penado. Las ordenanzas municipales de Barcelona sí proscriben formalmente la prostitución, pero el incumplimiento de estas limitaciones municipales, relacionadas con el exhibicionismo (véase el siguiente punto), sólo acarrea sanciones, más o menos leves, que, además, son fácilmente eludibles para los extranjeros, a menudo implicados. A lo largo de los últimos años se ha producido un intenso debate sobre el tratamiento legal sobre la prostitución: algunos políticos son partidarios de la regulación. Otros, en cambio, de la prohibición tajante por la que han optado algunos países europeos. En la pasada legislatura, el Congreso creó una comisión específica sobre la cuestión. Finalmente, la falta de consenso impidió un acuerdo con contenidos. La única medida legislativa surgida de aquellas largas sesiones fue un endurecimiento de las penas por proxenetismo en el Código Penal que ahora está estudiando el Consejo de Estado.

SEGUNDO
¿Practicar el sexo en la calle tampoco es delito?
Tampoco. Sólo en el caso de que en esta situación esté implicado un menor lo es. El artículo 185 del Código Penal castiga el exhibicionismo con penas de un año de prisión. Pero sólo cuando hay menores o personas incapaces en las inmediaciones del lugar en el que se esta practicando el sexo. El portavoz de la Fiscalia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, Antoni Pelegrí, reconoce que este supuesto es, a menudo, difícil de sostener ante un juez porque en muchos casos no se puede probar que ha existido voluntad por parte de los implicados. En suma, muchas veces la imputación de exhibicionismo acaba en nada.

TERCERO
¿El proxenetismo está penado?
Sí. La explotación sexual de personas contra su voluntad es la principal causa de cargo relacionada con la prostitución. Desde 2003, el Código Penal castiga a quien mediante violencia o intimidación induzca a otra persona a prostituirse con penas de seis a doce años de cárcel. Sin embargo, no son habituales las condenas por este tipo de delitos porque resultan difíciles de probar ante el juez. Requieren largos trabajos de investigación, seguimientos antes y después del desmantelamiento de la red. El portavoz de la fiscalía del Tribunal Superior, Antoni Pelegrí, reconoce que se registran pocas sentencias por estas causas. “A menudo los mismos testigos son las trabajadoras explotadas y no resulta fácil que acaben testificando ante el juez contra quienes eran sus jefes. A veces, cuando se produce el juicio ya han desaparecido de la ciudad”, explica Pelegrí. Además, muchas de las investigaciones relacionadas con estas redes tienen implicaciones internacionales en la medida que están implicadas personas inmigrantes, lo que implica una dificultad añadida para algunos cuerpos policiales. En cualquier caso, estos casos quedan fuera del alcance de las policías locales y también, en algunas circunstancias, de las policías autonómicas.

CUARTO
¿El ejercicio de la prostitución puede acarrear la expulsión del país?
El Ayuntamiento de Barcelona considera que una de las soluciones al problema que ahora tiene planteado en la Rambla es la expulsión de las mujeres que acosan a quienes caminan por el paseo. Sin embargo el ejercicio de la prostitución no es un motivo para la expulsión del país. El Código Penal prevé la posibilidad de la expulsión como parte de una sentencia en delitos penados con menos de seis años. Pero, como ya se ha dicho, la prostitución no es un delito, ergo… En todo caso, las mujeres subsaharianas implicadas en la red de la Rambla pueden ser expulsadas del país porque carecen de documentación para residir en España. Pero este procedimiento también tiene enormes dificultades (ver el artículo de esta misma página).

putas en la calle

putas en la calle

QUINTO
¿Qué pueden hacer los ayuntamientos?
De todos los responsables políticos consultados para la elaboración de este reportaje, tal vez la respuesta más llamativa sea la de la diputada del PP y concejal del Ayuntamiento de Madrid, Eva Duran que considera que con el actual ordenamiento jurídico los ayuntamientos no pueden hacer nada. La diputada anunciaba ayer, que a raíz de los acontecimientos de Barcelona, que se repiten de un modo parecido en algunos parajes céntricos de Madrid, pretende impulsar un endurecimiento de la legislación. Algunos municipios más pequeños que Madrid o Barcelona han aplicado ordenanzas de prohibición expresa de la prostitución en la calle en cualquier circunstancia. El éxito es relativo porque, en definitiva, trasladan el problema de un lugar a otro. Si no están en la calle están en la carretera. Algo parecido le ocurre al Ayuntamiento de Barcelona. Cuando presiona en una zona, desplaza el problema hacia otro barrio. Las redadas –que a menudo acaban con la puesta en libertad– disipan las redes, pero no lo resuelven definitivamente porque casi nunca, en estas pesquisas, caen las responsables de la red que explotan a las mujeres. El ejemplo más evidente de las dificultades con las que topan los municipios en estas cuestión se da en La Jonquera (Girona), donde la presión de las autoridades francesas ha desplazado el mercado de la prostitución al lado español de la aduana. El Ayuntamiento de este municipio ha reaccionado prohibiendo a su vez la prostitución callejera en todo el término municipal. Las redes se han desplazado a las afueras.

SEXTO
¿Se cambiará la legislación y endurecerán las penas?
En España no parece una tarea fácil porque no existe un consenso sobre la cuestión de fondo entre los grupos políticos. Regular o prohibir. Es decir, ¿admitir que la prostitución existe y limitar su impacto sobre los espacios públicos o, directamente, prohibirla y llevar a la cárcel a quien se ofrece, a quien organiza la oferta y a quien contrata los servicios? Jordi Xuclà, diputado de CiU en el Congreso, recuerda que ya intentó hace dos legislaturas una iniciativa para regular la prostitución. El resultado fue nulo. “No conseguimos nada y la verdad es que es muy frustrante porque lo que ahora vemos en la Rambla es, de hecho, un producto de la legislación española que ni prohíbe ni regula. La prostitución está en España en una especie de limbo que las redes aprovechan”. Esta reflexión del diputado de CiU es compartida por otras fuentes que consideran que el endurecimiento de la legislación en otros países, por ejemplo, en Francia, ha provocado un aumento de las redes implantadas en Catalunya. Un alto cargo del Govern –que se mantiene en el anonimato– califica la situación de “invasión”. La diputada del PSC Lourdes Muñoz es contraria a la regulación de la prostitución y –aunque en su fuero interno se declara prohibicionista– oficialmente asume la posición del PSOE y aboga por el endurecimiento de las penas al proxenetismo y la ayudas a la reinserción vital de las mujeres explotadas sexualmente. “A mí me preocupa lo que hemos visto en la Rambla, pero creo que la solución no pasa por ocultar el problema en otro lugar. Lo que hemos de conseguir es acabar con la explotación de estas mujeres”.

SÉPTIMO
¿Qué ayudas reciben las mujeres explotadas por estas redes?
Los servicios sociales del Ayuntamiento disponen de un programa para tratar de sacar a estas mujeres de la calle. Sin embargo el éxito es escaso, admiten, especialmente en el de las mujeres subsaharianas, sometidas a una presión implacable de sus proxenetas y a una difícil regularización de su presencia en España.

fuente: lavanguardia

Los chinos confían más en las prostitutas que en los funcionarios

Categoria Entrevistas, Noticias | 29-08-2009

Tags:

El estudio de credibilidad arrojó que los agricultores es el grupo más aceptado por la gente y el de funcionarios y cientificos el peor catalogado

CHINA - Una encuesta realizada por la revista oficialista Xiao Kang indica que la credibilidad de los funcionarios comunistas chinos es peor que la de las prostitutas.

Prostitutas chinas

Prostitutas chinas

Para  sorpresa de los lectores, la encuesta reveló que la credibilidad no se encuentra directamente relacionada con el nivel educativo, la condición social o capacidad económica, sino que al contrario, estas características se muestran en una proporción opuesta.

Los tres grupos de mayor credibilidad fueron los agricultores, trabajadores religiosos y las prostitutas, concluyendo que el grupo con mayor credibilidad es el de los agricultores, ya que obtuvo calificaciones mucho más altas que las de los científicos, profesores y funcionarios.

El grupo de médicos y economistas resultaron de poca credibilidad debido a la mala calidad del sistema de salud médico indicando que la evaluación de los médicos ha llegado al punto histórico más bajo.

Incluso los economistas fueron criticados por los entrevistadores, quienes no pueden entender cómo toman sus decisiones.

En relación al tema de la credibilidad del empresariado privado los datos arrojaron que no es muy alta, sin embargo, sigue siendo siete veces mayor que la de los empresarios de propiedad estatal, dado que el voto para el empresario privado fue de 7,08%, mientras que el de propiedad estatal fue de 0,84%.

En cuanto a los funcionarios en China, casi la mitad de los encuestados dijeron que estaban preocupados por su poca credibilidad y más del 90% de los entrevistados creen que la información oficial es “absolutamente falsa, y no se les podría creer nunca”.

Una editorial del China Daily afirmó: “El resultado de la encuesta es sorprendente y bochornoso”. Una persona escribión en Internet: “Las trabajadoras del sexo es ahora el grupo más confiable. Esto muestra que tan poca confianza queda en la sociedad”.

Zhang Wei Guo, editor en jefe de Trend in America y de New Century Net comentó en la red china de la BBC que el pueblo chino expresó su extrema desconfianza, concluyendo que desde la Revolución Cultural, y especialmente desde la “Masacre de Tiananmen”, el partido comunista chino está en bancarrota y la creencia en el comunismo es un tema que ha quedado atrás.

fuente: lagranepoca

Mi esposa, de santa a puta

Categoria Entrevistas, Noticias | 11-02-2009

Tags: ,

Quisiera contar lo que me está sucediendo desde hace unos meses y que ha cambiado totalmente nuestras vidas.

Somos un matrimonio ya madurito, ella de 40 y yo de 48. Llevamos casados 20 años y como todos, creo yo, hemos tenido una vida sexual más o menos normal, hasta hace un par de años en que la cosa fue decayendo, de tal forma que follábamos una vez al mes o cada dos meses. La rutina, el estrés, el trabajo, bueno todo nos hizo llegar a una crisis que incluso pensamos en separarnos. Hablamos del problema y yo le propuse de hacer cosas nuevas o intentar realizar alguna de las fantasías nuestras para incentivarnos.

El caso es que ella no estaba muy convencida y aunque ponía más interés no mejorábamos. El caso es que decidí tirar la casa por la ventana y le propuse irnos los dos solos, sin niños, a una ciudad lejos de la nuestra y pegarnos una semana loca de sexo desenfrenado, hacer lo que nos diese la gana, sin tabúes pero en pareja. A los dos o tres días me contestó que SI, rotundo. Entonces reservé un Hotel en la capital de España para pasar una semana.

Mi primera sorpresa me la llevé a 80 km de Madrid, puesto que paré en una gasolinera para repostar y mi mujer se marchó al WC. Estaba pagando en el mostrador y oigo decir a un o de los que esperaban para pagar “hostia, vaya pedazo de hembra…ufffffffff que polvazo tiene”. Miré y me quedé de piedra, era mi mujer. Llevaba una super minifalda negra muy ajustada que casi dejaba ver el inicio de sus nalgas. Unas sandalias de tiras negras con unos taconazos de vértigo y una chaleco vaquero y cortito y escotado que hacia que sus tetas se fuesen a salir en cualquier momento.

Vamos, parecía un putón verbenero de aúpa. Pagué y entré en el coche y le pregunté a que se debía el cambio y me dijo que durante estos días pensaba exhibirse por todo Madrid y ser la tía más puta de la ciudad. Me quedé con cara de imbécil mirándole mientras ella se ponía la mini en la cintura y con las piernas apoyadas en el salpicadero iba enseñando su potorro a todos los camioneros y conductores, puesto que se había sacado la tanga, y me decía “mira hacia delante no sea que tengamos un accidente”.

Escorts también en Crisis

Categoria Entrevistas, Noticias | 30-01-2009

Tags:

“Si una española se mete en la prostitución a causa de la crisis podrá salvar su situación económica, pero a nosotras nos manda al destierro”. Son palabras de Teresa, una meretriz ecuatoriana que trabaja en un piso de la Ronda de Atocha con cuatro amigas de su misma nacionalidad. Desde que hace unos seis meses comenzó a notar la mayor presencia de meretrices madrileñas, su negocio “es un desastre”.

La prostitución no se muestra ajena a la crisis. Le afecta como a cualquier otro negocio, pero sus mecanismos de autorregulación funcionan apartados de las páginas salmón de los diarios económicos. Los clientes suelen tirar a la baja. Cuando acuden a pedir los servicios de una prostituta exigen lo mismo pero por menos dinero.Sólo están dispuestos a pagar igual precio o más por algo novedoso.Y eso se lo está ofreciendo la crisis con la aparición de las trabajadoras del sexo madrileñas, un tipo de meretriz que ya se daba por extinto.

Hasta finales de 2008, sus precios eran inaccesibles para los clientes sin grandes recursos económicos. Tener tarifas superiores a los 300 euros era una muestra de distinción y clase. Ahora los dueños de las agencias y las escorts independientes los rebajan, utilizando incluso trucos para ello, como el de poner el precio de sus servicios por 15 minutos en vez de por una hora, para que el descenso de tarifa parezca aún mayor.

La crisis no afecta a todas las prostitutas por igual. A la cabeza de las más perjudicadas se encuentran las meretrices africanas. Siempre han sido ‘el patito feo’ del gremio, pero ahora la situación ha empeorado para ellas, aunque tampoco está mejor para las chicas suramericanas o del Este. Los clientes que se acercan a ellas tiran a la baja y exigen servicios a unos precios que no tienen nada que ver con la época en el que el mercado del sexo se consideraba “normalizado”.

Desde los colectivos de prostitutas se pide a las administraciones que tomen medidas. “Si la situación en tiempos de bonanza ya era insegura, ahora todo empeora. No se están dando pasos para avanzar en los derechos laborales de las trabajadoras del sexo, y la situación de desamparo está creciendo a una velocidad de vértigo”, sostiene Hetaira.

fuente: elmundo