Deseaba ser prostituta

Categoria Relatos | 29-01-2009

Tags: , , ,

La mujer del vecino del cuarto es un poco provocativa al vestir, cuando paso a su lado se desabrocha un botón del escote que ya lleva bastante abierto y por lo tanto deja al aire su sujetador que produce en mí una curiosidad inusitada ¡Quiero vérselas! Sí, quiero verle las tetas ¡Me encantan las tetas!

En mi finca del centro de Valencia, creo que la mujer del vecino del cuarto es un poco zorra, pero a mí me gusta que lo sea ¡Ya somos dos! Por las cosas que hace y por la forma en que me mira, denota sin la menor duda de que le gustan las chicas ¡Y si son jóvenes, aún mejor!  Yo soy joven ¡Muy joven! Si quiere guerra, se la daré sin contemplación alguna. Mañana cuando al salir del colegio me la encuentre en el ascensor le acariciaré el culo por debajo de la corta falda que casi siempre lleva ¡Veré su reacción! Pensando en ella me dormí.

yo

El día de colegio lo pasé pensando en el momento del encuentro con la vecina del cuarto. El día se hizo largo, interminable, tenía tantas ganas de encontrarme con Adelaida ¡Sí, se llama Adelaida! Que los minutos parecían horas ¡Cielos, si mi madre se entera! Espero que no, me dijo que la próxima trastada que hiciera me internaría en un colegio de monjas ¡Eso sería mi perdición! Yo he nacido para ser prostituta y no pararé hasta conseguirlo, a pesar de lo que digan mis padres. A ninguna de las chicas que conozco le gustaría ser de mayor prostituta. Unas quieren ser abogadas, otras médicos, ingenieras en telecomunicaciones las menos ¡Pero putas, ninguna! Pues yo lo seré, y sacaré matrícula de honor ¡Pese a quien pese! Y como todo me salga bien, Adelaida será mi profesora ¡Con chicos ya he follado! Con mujeres aún no, espero que ella sea la primera y que me enseñe todo lo que sepa ¡Estoy segura de que será mucho! Ahí está, no me tengo que poner nerviosa, simplemente meterle mano:-¡Hola Adelaida! ¿Qué guapa estás hoy?